Empty instagram token...

Radio Positiva
viernes, junio 5, 2020
Nacionalesportada

Cambio climático llama con fuerza a la puerta de Paraguay

En julio de este año el mundo experimentó el mes más caluroso nunca antes registrado desde que empezaron las mediciones en 1880. Así lo confirmó la agencia NOAA de Estados Unidos. El incremento de la temperatura es un síntoma del daño que le estamos causando al lugar donde vivimos. Es un efecto del cambio climático.

La vida en la tierra está en peligro. En parte porque transformamos e invadimos territorios naturales, pero principalmente porque no cuidamos ni respetamos el planeta donde vivimos. El ser humano fue cambiando su entorno natural por los avances industriales y tecnológicos en detrimento de la calidad de vida, dando lugar a la progresiva aparición de contaminantes a su paso.

Así fue como en julio de este año la temperatura global llegó a los 0,95 ºC por encima del promedio del siglo XX, de 15,8 ºC. Y, lo que es peor, se prevé que siga subiendo entre 1,1 ºC y 6,4 ºC en este siglo. “Los cambios climáticos son variaciones que va teniendo el clima a través del tiempo. Subir un grado a nivel mundial es catastrófico”, aseguró Nelson Pérez, subdirector de Hidrología de la Dirección Nacional de Aeronáutica Civil (Dinac).

El ex ministro del Ambiente, arquitecto y etnógrafo Óscar Rivas, con cerca de 35 años de militancia ambiental y ganador del Premio Medioambiental Goldman, mencionó que los principales agentes contaminantes son el petróleo, carbón mineral y gas. Sin la interferencia del hombre, el carbono de los combustibles fósiles se liberaría a la atmósfera por la actividad volcánica. El proceso se acelera al quemar carbono, petróleo y gas natural.

“El tema del cambio climático es de las emisiones, gases de efecto invernadero que generan toda una capa de CO2 que no permite que la tierra se enfríe y devuelva los rayos del sol, por eso se llama efecto invernadero. ¿Quién emite eso? Mucha gente”, indicó y aseguró que en primer lugar están los cambios de uso de suelo, pues al cambiar este ecosistema se libera CO2, el carbono que está contenido en los bosques, en el suelo.

LA NACION